Las esperanzas aplastadas del gigante continental